Me odio por dejar que tu corazón traicionero me siga robando las sonrisas, esas que, aunque fingidas, hacen creer al mundo que puedo vivir sin ti..

No hay comentarios:

Publicar un comentario